miércoles, 8 de agosto de 2012

De las mujeres con sombrero.

Creo que al final todo remite a las mujeres con sombrero.

A las mariposas crucificadas.

A las cenizas que no encendieron.

A las mujeres que lucen mejor que yo, que son más inteligentes y tienen menos corazón.

Y si llegase a encontrar alguna vez a un alma que no entrase en la descripción anteriormente dada, que me diese como doy, que compartiese el pan y el vino, probablemente pasaría delante de mí sin despertar la furia del mar, ni alterar los sentidos, ni entreverar el pensamiento, por el simple hecho de andar distraído, encendiendo una vela a un santo que no mira para abajo.

1 comentario: